sábado, 7 de septiembre de 2013

EL BERTA LR ¿ERA NACIONAL?

El orgullo máximo del país fue el BERTA LR, integramente construido en la Argentina por ese genio que es Oreste Berta. Pero como siempre ocurre y ocurrió, existen y existieron los detractores (en este caso no solo del país sino del mundo) que consideraban que Berta le copió a Cosworth el motor y a Porsche el chasis.
En la nota siguiente escrita por el gran periodista deportivo ya fallecido Héctor Acosta el propio Berta pone luz a los hechos contando todos los elementos nacionales que componían el auto tirando por la borda los argumentos esgrimidos por los negativos de siempre.

El bastidor es construido con acero argentino, que ha sido proporcionado por IME (Industrias Mecánicas del Estado). Todos los elementos de suspensión tienen el mismo origen en cuanto al material y son realizados por los técnicos que tiene Berta en su plantel.
La carrocería fue construida con resina poliéster reforzada con fibras de carbón importadas de Inglaterra con un costo muy alto. Ese es un elemento ajeno a nuestra industria, al igual que las pinzas de frenos "Lockheed" provistas por Tensa. Los discos de freno, en cambio, son hechos en el mismo taller.
Un sistema interesante de seguridad, sigue detallando Berta, es el de extinción de incendio "Indianápolis" que es único en el mundo y trabaja con una célula que detecta cualquier temperatura sospechosa e inmediatamente actúa. Sus fabricantes, incluso, lo están patentando en todo el mundo y lo van a presentar a la Federación Internacional del Automóvil para que su uso sea obligatorio en todas las máquinas de competición.
Las llantas, en las que irán calzadas las cubiertas Goodyear importadas, se están fundiendo en Metán S.A., de Tandil, y si bien no se va a llegar al peso óptimo de las extranjeras por la falta de material adecuado, se ha comprobado que son más resistentes.
"Otro aspecto con el que vamos a competir a los europeos es el de la amortiguación. Fric-Rot de Rosario está desarrollando unos amortiguadores y Hoesch espirales súper livianos, con un estudio sensacional que me permite por primera vez aprovechar al máximo todo lo que se relaciona con diagramas de suspensión y así mejorar la tenida del auto. ¿Y esto que te parece?. Los tanques Firestone que estábamos usando van a ser reemplazados por estos otros de goma construidos por Manera de Rafaela y que no tienen nada que envidiarle a los americanos. Por supuesto, tienen espuma de poliuretano adentro. Te muestro ahora los radiadores de aluminio más livianos del mundo. Los comparé con la mayoría de los que se usan en la actualidad y tienen gran diferencia a su favor. Los hacen unos muchachos Travesaro, de Córdoba".
Más elementos argentinos. Con un orgullo no disimulado y justificado, Berta nos sigue dando elementos para creer en que pronto el LR será un producto hecho de cabo a rabo en nuestro país. Sus manos saltan de un accesorio a otro y para cada caso hay un argumento contundente.
"Las rótulas no registrables son todas hechas en Río Tercero por Induplast. Están terminadas con pistas de teflón, que es un plástico prácticamente sin fricción. Tienen un aguante increíble. Sobre el diseño lo único que puedo decir es que sólo los que no saben las noches que tengo sin dormir, y las horas enteras frente al tablero, pueden decir que no es nuestro. Incluso muchas soluciones que estamos aplicando en estos momentos todavía no se conocen en otros lados. Antes tenía la cabeza llena de números, pero ahora se me ha solucionado todo. Desde que traje esta mini computadora que piensa por mi se terminaron los problemas. Fijate que el diseño de la suspensión lo hicimos totalmente con la "Programma 101 de Olivetti" y sobre todo un chequeo general de como trabaja. Más adelante pienso armar un plan de trabajo con esta máquina y técnicos argentinos de Olivetti van a programar la tarea para otra computadora que se llama perforadora de control numérico, la que comandará todo para que el maquinado del motor se haga solo. Hemos llegado a una etapa de tecnificación en nuestro país que está permitiendo una serie de adelantos y descubrimientos que nos tiene que hacer sentir importantes".
Lo que había comenzado como una charla agresiva para defender sus derechos se fue tornando en una plática cordial, donde podíamos ir comprendiendo por qué en la Argentina "ya estamos para cualquier cosa" y que si se gana no es porque la "suerte nos acompañó" sino porque desde hace rato venimos preparándonos como para dar el susto.
Aquí hay otra apreciación de Berta digna de ser destacada. Sus planes no tienen como meta fija ganar el 10 de Enero los 1000 Km de Buenos Aires de 1971 (aunque sería lindo), ni tampoco ir a buscar triunfos a Europa (este año), o correr en la Copa Can-Am (por los dólares). Van más allá sus pretensiones. El '71 tiene que ser otro año más de aprendizaje. Tenemos que aprender a estar en todas las cosas como ellos. En cuatro años no podemos pretender saber todo, y dejar de lado los autos construidos para correr en la tierra con 1.500 kilos de peso, para fabricar máquinas de 600 kilos.
Pasada la próxima temporada, estima que estarán en condiciones de salir a competir lisa y llanamente contra los grandes monstruos en 1972, ya que la fórmula será de 3 litros. Todo depende del motor. Según Berta, de la manera en que se están encarando las cosas, una vez terminados los componentes sólo hará falta tirarlos encima y afiatarlos para que los metales cobren vida.

El motor

Conozcamos cuales son esos componentes, quienes son los responsables de hacerlos y qué tienen de argentinos.
Antes que nada Berta explica por qué su motor es diferente al Cosworth y más se parece al V8 de Alfa Romeo. Hay una diferencia en las torres de los árboles de levas que radica en que en el motor inglés son desarmables y en el Berta de una sola pieza.
Las tapas de cilindros, que en ambos casos tienen cuatro válvulas por cilindro, también son distintas. Cambia la forma de la cámara de combustión y el ángulo entre válvulas. Por cierto que con esto ya toda la configuración del motor es diferente.
El diámetro y la carrera, que otorgan la cilindrada del motor, tampoco son iguales. Mientras en el Cosworth las medidas son 85.6 por 64.8 mm, con un resultado de 2.993 cm3, en el Berta los números dicen: 87.3 por 62, llegando a 2.974 cm3. El motor argentino está pensado para poder "agrandarlo" y llevarlo a 3.750 cm3, suponiendo que fuera necesario para competir en otra fórmula, aunque otra de las soluciones sería turbo-alimentarlo, cosa que no está descartada y si pensada.
Otro de los elementos que pueden ser de industria nacional, pero que todavía no hay nadie que se anime a fabricarlos, son los engranajes de distribución. Mientras en el Cosworth son 19, en el Berta se han simplificado y se han reducido a 9 nada más.
También el conjunto de las bombas de aceite es singular. El del Cosworth es doble.
Los accesorios tales como encendido, distribuidor de inyección y alternador son comandados por los extremos de los árboles de levas, según una creación local. El motor inglés, en cambio, precisa de un tren de engranajes que está ubicado en el centro de la "V".
Por todo ello, se desprende que el Berta será un ocho cilindros en V, más liviano y sencillo que el Cosworth, y que precisará tres veces menos de tiempo para desarmarlo y volverlo a armar, en el caso de las reparaciones.
Berta quiere asimismo destacar que el esfuerzo es conjunto entre varios fabricantes argentinos de componentes y su empresa.
En base al diseño general del motor que está virtualmente listo, faltan solamente pequeñeces como la bulonería o las juntas, se están fabricando en distintos lugares del país las piezas que tal vez algún día nos hagan cantar el Himno Argentino al término de alguna carrera.
Los modelos de fundición fueron concluidos ya en Tahersa, de Tandil, los más grandes y por Davicino de Villa Maria, los más chicos. Metán S.A. de Tandil, se encarga de toda la parte de fundición, y con una dedicación tal que, presentado un problema en la fabricación, se decidieron lisa y llanamente a hacer todo de nuevo en lo que respecta a las tapas de cilindros.
El maquinado se vio demorado por ese inconveniente pero Coracero (de Córdoba) tiene especial turno reservado para apresurar la tarea.
Edival, de Rafaela (propiedad del amigo corredor Edison Valsagna), hizo las válvulas y cuando se planteó una duda mandó técnicos a Brasil para disiparlas, y así tiene la última precisa.
Los pernos de pistón, provistos por Pescara, de Córdoba, están listos y esperando hacer juego con los pistones realizados por Persan, también de Córdoba, que los fundió en aluminio con una alta dosis de silicio, solubilizándolos luego y templándolos después.
Las bielas, útiles generalmente para hacer agujeros en el block cuando algo falla, fueron entregadas por Varassi, de Villa Constitución, hechas en acero SAE 4340, nitruradas, y si bien el diseño es igual a las del Cosworth, son dos milímetros más largas.
El cromo fue eliminado de los aros de Arosa, Buenos Aires, por haberse comprobado que no resiste la elevada carga térmica y la elevada velocidad del pistón.
Material preparado en Suecia se precisó en Buenos Aires por Isriarg, para lograr los resistentes resortes de válvulas.
Las camisas centrifugadas de los cilindros, de Fadecya (Buenos Aires), fueron realizadas bajo el conocido sistema húmedo y precisan de dos puntos de apoyo solamente.
El encendido transistorizado fue encargado a Bosch Argentina, que desarrolló en Alemania especialmente el primer sistema para motores V8 que soporten once mil rpm.
Berta sigue apabullándonos con ejemplos. No descuida una sola pieza o elemento. Recorre mentalmente el Berta LR para proporcionarnos una idea precisa de donde salen -técnica y geográficamente- los componentes que, armados cual un descomunal rompecabezas, pueden darnos algún día la satisfacción de una victoria.
Hay más. Un adminículo al que se le presta relativa importancia. Los filtros. Vinto, en Buenos Aires, está haciendo unos en base a las experiencias obtenidas con los de los motores Tornado, que a su vez son derivados de los originales del Cosworth. Al final se logró un elemento que filtre igual y que tenga mayor capacidad de trabajo.
Otra industria cordobesa, Metalúrgica Gelfo, le provee al Berta de los engranajes para las poleas dentadas.
Para frenar bien y evitar que por la gran longitud se deformen los flexibles de freno influyendo en la estabilidad del pedal, surgió un aliado. Fernández y Cia., también cordobés.
Pasada la euforia de los instrumentos de precisión importados, Jaeger Argentina le facilita todo el instrumental de lectura (cuentavueltas, marcador de presión de aceite, de temperatura de agua y amperímetro) e incluso todos los que se utilizan en el dinamómetro.
Un elemento de vital importancia, la caja de velocidades, es Hewland, de procedencia inglesa, pero ya tiene poco de su origen. Se está utilizando la carcaza, por ser más liviana, pero con componentes de Saenz, Buenos Aires, que la hacen cambiar más rápido y más simplemente. Esto se ha logrado con nuevos engranajes y clanes. Saenz ya desarrolla una carcaza de aleación mucho más liviana que a corto plazo "nacionalizará" la caja.
Y dentro de ese cúmulo de piezas, hay una que Berta todavía no ha podido hacer fabricar para su motor. Se trata de los cojinetes. Según él hay una fábrica en nuestro país que los puede realizar igual o mejores que los Vandervell, pero que lamentablemente no tiene buena disposición como para integrarse al esfuerzo.
Aferrado al cigarrillo, importado por el lock out que existía en ese momento, hablando despaciosamente, Oreste Berta desglosó todo lo que podía decir de su auto, al que algunos rechazan todavía como totalmente argentino. La suma de todos los valores consignados, más el esfuerzo de ese grupo de gente que trabaja en "La Fortaleza", de camino a Alta Gracia, nos están dando la pauta de una realidad concreta: a corto plazo, todavía no, el Berta LR podrá ser definido como un coche de competición argentino hasta el alma.
Y algo para rematar el concepto. Si todo está hecho por argentinos, también el apoyo fue brindado por connacionales. Los Peralta Ramos de "La Razón" aportaron todo lo necesario para el desarrollo del motor, que será combustionado y lubricado por naftas y lubricantes de YPF. La empresa estatal le ha provisto a Berta de tres tipos de aceites especiales que están dando un resultado extraordinario.
Señores ... ¿Que más?. Que salga al ruedo este orgullo argentino. 


8 comentarios:

  1. Realmente epoca de Gloria del automovilismo, como del derroche de talento de todos aquellos que desde su amor por los autos crearon tanto autos de carrera como vehiculos "fuera de serie", que duro entre mediados de la decada del 60 y el primer tercio de los 70, tecnicos dibujantes, talleres, todo hecho aca, pero como dice la nota "los detractores de siempre", los que "miran para afuera", los que dicen que la industria Argentina es mala, mejor dejarlo ahi, porque me desvio del tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Reinaldo, todos estamos de acuerdo, o nos estamos poniendo viejos o verdaderamente esa Argentina quedó atras, la del trabajo, del esfuerzo, del sacrificio, de la inventiva nacional, estuvimos al nivel de Europa y no supimos mantenerlo.

      Eliminar
    2. Hago mia tus palabras, y adhiero completamente que ese esplendor, que muchos tuvimos la suerte de conocer, se termino en 1973 cuando recomenzó a gobernarnos una facción politica que hasta el dia de hoy, no nos deja despegar como Nación desarrollada.

      Eliminar
  2. No es casualidad que -en aquella época y en todos los órdenes- el país tendiera a transformarse en una nación ejemplar. Gobierno de Onganía (lejos...pero lejos..el mejor del siglo XX). Claro, la estulticia de un personaje de escasísimas luces y ego psicótico, le abrió las puertas otra vez al chorropopulismo que nos depositó en la era de las cavernas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese gobierno que calificás como "por lejos el mejor del siglo XX" fue el causante de la mayor fuga de cerebros que sufrió el país. Imaginate si con solamente los que se quedaron, Fate consiguió convertirse en el mayor productor de calculadoras electrónicas de toda latinoamérica y quinto mundial, diseñando y llegando incluso a producir en el país circuitos integrados MOS LSI, ¿A donde habríamos llegado si no hubiera ocurrido "La noche de los bastones largos"?

      Eliminar
    2. Que lástima que no tengas nombre. En primer lugar en este blog no se habla de política ni de religión son temas para hablar en otro ámbito. En segundo lugar es una lástima que no leas la nota desde el principio... En la nota siguiente escrita por el gran periodista deportivo ya fallecido Héctor Acosta (eso dice), por lo cual esta es una nota la cual el editor de este blog solo reproduce. Te podrá gustar o nó ,solo refleja un hecho de lo que se decía sobre ese auto. Parece que la política la pone quien la lee. Gracias por leer el blog, y la próxima poné el nombre, ya pasó el tiempo de los anónimos.

      Eliminar
  3. Sobre todo por la "libertad" que habia en esa epoca ¿no?. Aca hablamos de automovilismo, no de politica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lástima que no tengas nombre. En primer lugar en este blog no se habla de política ni de religión son temas para hablar en otro ámbito. En segundo lugar es una lástima que no leas la nota desde el principio... En la nota siguiente escrita por el gran periodista deportivo ya fallecido Héctor Acosta (eso dice), por lo cual esta es una nota la cual el editor de este blog solo reproduce. Te podrá gustar o nó ,solo refleja un hecho de lo que se decía sobre ese auto. Parece que la política la pone quien la lee. Gracias por leer el blog, y la próxima poné el nombre, ya pasó el tiempo de los anónimos.

      Eliminar